Nosotros

Foto CachoPor: Gualberto Milán 

¿Que es más importante?, ¿saber lo que es?, ¿o como se hace sátira?. 

Hacer sátira no es fácil, a satirizar no se aprende, se nace con ese ingenio, con esa agudeza tan particular. Debemos ridiculizar algo ya establecido, pero con un toque humorístico. Algunos dicen que hacer llorar  no es difícil, con una buena entonación y un poema que llegue al alma se logra hacer llorar. 

Pero hacer reír no es para cualquiera y peor aún cuando la risa debe expresarse de un pensamiento que viene solo, sin estudio previo, sin planearlo, casi, casi, en forma natural. La sátira se puede llevar a la escena, pero en ese momento se convierte en parodia. En un teatro repleto y con un espectáculo montado es durísimo llegar claramente a la sátira y entonces todo queda en la parodia. 

La parodia que es parecida pero no igual. La parodia es menos punzante, es menos trabajada, no puede llegar a todos los espectadores de la misma manera. 

La sátira, claro que nace con los griegos, por supuesto, no podía ser de otra manera. 

Entonces nació en una esquina cualquiera de Atenas, con un filósofo que se levanto de mal humor y en contra de todo lo establecido. Me imagino que el próximo paso fue escribir satirizando y ya es un poco más fácil.  

El que escribe, modifica, cambia, su lápiz es un cincel y el papel un trozo de arcilla sin forma… Sigue leyendo

Google+
Google+

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico



Suscríbete a El Latino Semanal
Libreta de Apuntes. El blog de Norberto Fuentes
PR Newswire