EE UU

d8bbdf7aa63817db24d7cd5679f358db_article[1]Hace casi 40 años, el secretario de Estado de EE.UU. Henry Kissinger trazó unos planes secretos para lanzar ataques aéreos contra La Habana y “aplastar a Cuba”, según revelan documentos del Gobierno recientemente revelados.

Según documentos desclasificados por la Biblioteca Presidencial de Gerald Ford a petición del Archivo de Seguridad Nacional de EE.UU., a comienzos de 11006 Kissinger estaba profundamente irritado por la incursión militar de Cuba en Angola. El secretario de Estado convocó a un grupo de altos funcionarios para elaborar posibles medidas de represalia en el caso de que Cuba desplegara sus fuerzas en otras naciones africanas, informa ‘The New York Times’.

Los funcionarios estadounidenses esbozaron planes para atacar los puertos y las instalaciones militares en Cuba y enviar batallones marinos a la base de Guantánamo para “dar una paliza” a los cubanos. Kissinger estaba preocupado ante el hecho de que EE.UU. pudiera ofrecer una imagen de debilidad si era incapaz de levantarse contra un país de apenas ocho millones de habitantes.

“Creo que tarde o temprano vamos a tener que ‘cascar’ a los cubanos”, espetó Kissinger al presidente Gerald Ford en una reunión celebrada en el Despacho Oval en 11006, según una transcripción revelada.

El plan preveía enviar decenas de aeronaves para minar los puertos cubanos y el bloqueo militar de las costas de la isla.

“Kissinger, este jugador de ‘ajedrez mundial’, se sintió insultado al ver cómo un país pequeño arruinaba sus planes en África y se preparó esencialmente para que la fuerza imperial de EE.UU… Sigue leyendo

1280px-090414-M-4689B-001[1]En el marco de la nueva iniciativa del Pentágono, las Fuerzas Armadas de EE.UU. reclutarán a jóvenes inmigrantes sin documentos legales, paso que les ayudará a obtener la ciudadanía.

Una parte de los inmigrantes ilegales en EE.UU. tendrá la oportunidad de unirse a las Fuerzas Armadas estadounidenses, según la nueva ley del Pentágono publicada el pasado jueves, informa el periódico ‘Military Times’.

Las nuevas reglas ampliarán el programa existente, que permite el reclutamiento de ciudadanos extranjeros con capacidades especiales, particularmente idiomas raros, entre ellos el persa, árabe, chino, georgiano, coreano, indonesio, así como asistencia médica.

Por primera vez, el programa, conocido como MAVNI, siglas de ‘Military Accessions Vital to National Interest’ (‘Participaciones Militares Vitales para los Intereses Nacionales’), se aplicará a los inmigrantes con visas a condición de que hayan llegado a EE.UU., con sus padres con menos de 16 años. Concretamente, deberán ser seleccionados bajo la ley del 2012 conocida como ‘Acción Aplazada para Llegadas de Niños’ (DACA, por sus siglas en inglés).

La nueva iniciativa del Pentágono, según el diario, podría convertirse en la primera fase de los esfuerzos del Gobierno para facilitar la naturalización de inmigrantes. El programa estipula que los inmigrantes que se unan a las Fuerzas Armadas no deberán pasar la fase de la “tarjeta verde” y que recibirán los pasaportes estadounidenses tras pasar el servicio militar.

El Departamento de Defensa busca reclutar a 1.500 personas al año en el marco del nuevo programa. Según las estadísticas, hay entre 1,2 millones y 2,1 millones de… Sigue leyendo

4ab3b3f3875d5b11c647190008de066a_article[1]La discriminación racial está en auge en el mercado laboral de EE.UU. Así lo manifiesta el caso de un joven de origen hispano que, cansado del rechazo laboral, realizó una pequeña modificación a su nombre y luego le llovieron las ofertas de empleo.

José Zamora se pasó durante meses buscando un empleo acorde a sus capacidades. El joven enviaba diariamente entre 50 y 100 currículos a los anuncios de trabajo que encontraba en Internet, pero jamás recibía respuesta. Su suerte cambió radicalmente cuando un día tomó la decisión de eliminar una letra de su nombre, informa ‘The Huffington Post’.

El joven decidió quitarle la ‘s’ a su nombre. De esta forma, José Zamora pasó a convertirse en ‘Joe Zamora’, un nombre con aire más anglosajón. Con su ‘nueva’ identidad volvió a enviar su currículum a las empresas de su interés. Pocos días después la bandeja de entrada de su correo electrónico estaba llena de ofertas de empleo. No paraban de llegar.

“Mi nombre es José Zamora y tuve que quitarle una letra a mi nombre para obtener mi puesto de trabajo”, afirma el joven en un video en el que relata su experiencia. Según explica, ‘Joe’ no modificó nada más en su currículo excepto esa letra. Lo que había hecho era, simplemente, ‘blanquearlo’.

Teniendo en cuenta la situación de Zamora no cabe duda de que la discriminación está presente entre los empleadores a la hora de evaluar a los candidatos en función del nombre o la raza del mismo. Consiente… Sigue leyendo

Google+
Google+

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico



Suscríbete aqui Gratis a El Latino Semanal
Comercial El Latino Semanal
Libreta de Apuntes. El blog de Norberto Fuentes