Imprima esta historia Imprima esta historia

White_House_02Por Bernadette Meehan, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional.
En diciembre de 2014, cuando el Presidente anunció nuestro cambio histórico en la política hacia Cuba, inició una nueva era en nuestra relación con el pueblo cubano y de hecho con toda la región. El nuevo enfoque del presidente hacia Cuba se extiende más allá de décadas de infructuosos esfuerzos por aislar a Cuba , y es la continuación de un proceso diseñado para empoderar al pueblo cubano. Esto mejora dramáticamente nuestra capacidad para promover los intereses y valores democráticos que Estados Unidos representa en las Américas y alrededor del mundo.
Como parte de nuestro nuevo camino a seguir con Cuba, el Presidente instruyó al Secretario de Estado para poner en marcha de inmediato una revisión de la designación de Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo, y concluir esa revisión en un plazo de seis meses. En abril, el Secretario de Estado completó esa revisión y recomendó al Presidente que Cuba ya no sea designada como Estado Patrocinador del Terrorismo. El Presidente presentó entonces al Congreso el informe legalmente requerido indicando la intención de la Administración de rescindir la designación de Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo, incluyendo la certificación de que Cuba no ha proporcionado ningún tipo de apoyo al terrorismo internacional durante los últimos seis meses; y que Cuba ha dado garantías de que no respaldará actos de terrorismo internacional en el futuro. El período de notificación previa del Congreso de 45 días ha expirado, y nos complace señalar que hoy el Secretario de Estado ha tomado la decisión final de dejar sin efecto la designación de Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo.
La rescisión de la designación de Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo refleja nuestra valoración de que Cuba cumple con los criterios legales para la rescisión. Si bien Estados Unidos tiene importantes preocupaciones y desacuerdos con una amplia gama de acciones y políticas de Cuba, las mismas no hacen parte de los criterios pertinentes para la rescisión de la designación de un Estado Patrocinador del Terrorismo.
Durante 55 años, hemos intentado emplear el aislamiento para lograr un cambio en Cuba. Pero al aislar a Cuba de Estados Unidos, también hemos aislado a Estados Unidos del pueblo cubano, y cada vez más, del resto del mundo. A través de este nuevo enfoque de compromiso, por fin estamos en condiciones de desarrollar nuestros propios intereses, simultáneamente mejorando las vidas de los Cubanos. Nuestro nuevo enfoque nos permite trabajar con el gobierno Cubano en áreas de interés común, como el medio ambiente, la aplicación de la ley y la migración.  Nuestro nuevo enfoque ofrece nuevas oportunidades para que los Americanos viajen a Cuba y para las empresas de Estados Unidos, que por mucho tiempo no han podido competir en Cuba, ni llevar productos y servicios de Estados Unidos para mejorar las vidas y la condición de la población cubana. Nuestro nuevo enfoque nos permitirá promover nuestros valores, incluyendo el apoyo por los derechos humanos básicos, mientras que la atención en Cuba y por parte de la comunidad internacional se redirige lejos de la oposición a las políticas de Estados Unidos. Y nuestro nuevo enfoque incrementa el potencial entre Americanos y Cubanos; contacto que utilizaremos para acelerar una Cuba democrática, próspera y estable.
Nos sentimos complacidos por el anuncio de hoy del Secretario de Estado, que es otro paso más hacia una relación más normal y productiva entre Estados Unidos y el pueblo cubano.


Select Your Preferred Language to Read this Site

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico