Imprima esta historia Imprima esta historia
El fiscal general adjunto del Departamento de Justicia de EE.UU., Jeffrey Rosen, en una conferencia de prensa en Washington, 19 de julio de 2019 (Foto: AFP)

El Departamento de Justicia de EE.UU. informa que las personas que propaguen intencionadamente el nuevo coronavirus pueden enfrentar cargos de terrorismo.

En un memorando enviado el martes a los principales líderes del Departamento de Justicia, jefes de agencias de aplicación de la ley y fiscales en todo el país, el fiscal general adjunto Jeffrey Rosen alertó que los fiscales e investigadores podrían encontrar casos de “exposición intencional e infección de otros con el COVID-19 (denominación empleada a nivel internacional para el nuevo coronavirus)”.

Ante ello, agregó el número dos del Departamento de Justicia de EE.UU., se debe tomar en cuenta que, “debido a que el coronavirus parece cumplir con la definición legal de un ‘agente biológico’,… tales actos podrían implicar los estatutos relacionados con el terrorismo de la nación”.

“No se tolerarán las amenazas o los intentos de usar el COVID-19 como un arma contra los estadounidenses”, aseveró Rosen, sin mencionar si se había informado de tales amenazas o exposiciones deliberadas o si su advertencia era simplemente una medida de precaución.

No obstante, ya dos hombres han sido acusados de “amenaza terrorista” en EE.UU., en incidentes separados, por toser a propósito sobre otras personas diciéndoles después que estaban infectados del nuevo coronavirus. Ese cargo puede conllevar una sentencia de tres a cinco años de prisión.

La Justica estadounidense determina esa disposición mientras diversos analistas recurren al largo historial de crímenes biológicos de Washington para sostener que es muy probable que el primer contagio con la cepa del COVID-19 se produjera durante los Juegos Mundiales Militares de 2019 que se celebraron en la ciudad china de Wuhan entre los días 18 y 27 de octubre, en los cuales participó una amplia delegación estadounidense.

Rosen también ordenó en su memorando, a todos los fiscales de EE.UU., detener a individuos y empresas que vendan falsas curas para el COVID-19 en Internet o participen en otras formas de fraude.

Esto mientras los medios estadounidenses reportaron la misma jornada que un hombre murió y su mujer se encuentra en estado crítico por ingerir fosfato de cloroquinatras recomendarlo el presidente de EE.UU., Donald Trump, como un medicamento útil para tratar el COVID-19.

Hasta ahora, EE.UU. registra más de 50 000 casos de contagiados del nuevo coronavirus y unos 700 decesos. 

Fuente: http://www.hispantv.com/noticias/ee-uu-/452375/cargos-propagar-coronavirus


Select Your Preferred Language to Read this Site

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico