Imprima esta historia Imprima esta historia
Por: Adolfo Oldoine
Aparentemente estamos sosteniendo un contrasentido, cuanto si uno fue el mejor, el otro no puede ser su igual…y en esto si lo es,  porque (a los que agrego a Alfredo Di Stéfano), cada uno de ellos produjo fútbol de distinta manera: nadie que haya visto jugar a Pelé, puede decir que era capaz de hacer lo que hacía Alfredo Di Stéfano…nadie que haya visto al Di Stéfano del Real Madrid puede decir que fuera capaz de realizar las maniobras, creación de increíble maravilla que concretaba Schiaffino…pero los tres – cada uno en lo suyo – , fueron en su momento ‘’El Mejor Jugador del Mundo’’.
PELE: fue un maravilloso, un genial improvisador de ‘’soluciones’’ – es decir – el jugador capaz de inventar la maniobra gigantesca, individual, en el relámpago infinitesimal de una genialidad que creaba la jugada definitoria. Por lo mismo fue capaz de realizar cualquier hazaña, fuera como fuera marcado, por más golpes que se le intentaran dar o por más hombres que se pusieran en su marca. De allí sus más de 1.200 goles, de allí también su gloria. Pero Pelé era él, definia él , creaba él para él.
Pero considerado en la clasificación del ‘’mejor jugador del mundo’’, ¿se puede afirmar sin fanatismo que fuera capaz de hacer que todo el juego del equipo , girara alrededor de su inspiración?. ¿Sostenía  él el juego de su equipo o era que solucionaba él  y por su cuenta con genialidades  de maravilla la solución del gol que era victoria?.
En cuanto a lo estrictamente físico, nadie puede afirmar que Pelé fuera capaz de realizar  el desgaste de enegía que hacía Di Stéfano, porque sólo un hombre de mil pulmones, un ‘’stayer’’ futbolístico podía hacer aquello que hacía el argentino.
ALFREDO DI STEFANO: Va sin decir – claro está – que Alfredo Di Stéfano fue lo que podríamos decir…”un obrero artista” de las canchas: lo primero, por su aporte en carreras, en desplazamientos, en marcas, en transportes. Lo segundo, porque eso, que aparentemente no requiere genio, él lo hacía con el genio futbolístico que lo signó en la gran historia del fútbol del mundo. Así lo vimos salvar un gol en su arco para estar de inmediato, increíblemente frente al arco contrario. Y en el idioma que hoy se estila, podríamos decir que fue un polifacético o más que eso, un coloso galopando la cancha con genio, esto es, valiéndose del músculo, de las piernas, para el sudor del constante desplazamiento, pero prevaleciendo la mente, para ser más que ese obrero del que hablamos, un hombre que ponía genio junto al sudor…Y en esto, ni Pelé, ni Schiaffino lo podían superar.
JUAN ALBERTO SCHIAFFINO: Y finalmente Schiaffino, Juan Alberto Schiaffino. No creo que Schiaffino tuviera la definición de Pelé ni el despliegue físico de Di Stéfano…pero a los dos los superaba en el genio del juego: ninguno fue más grande que él como jugador de equipo, como estratega, como hombre que era capaz de dirigir todo el juego: el de defensa  y el de ataque. El era el equipo: él dirigía el equipo, todo el equipo  giraba alrededor de su labor, él creaba para el equipo.
Alguien (un gran jugador en aquel entonces) nos dijo una vez…”Schiaffino está una jugada y media delante de cualquiera de nosotros”. El elogio con ser grande, es mezquino porque en mi concepto, Schiaffino estaba dos o tres jugadas delante de cualquier jugador…y como esos geniales ajedrecistas de la historia – Capablanca o Fischer – que prevén las muchas jugadas que vendrán antes de mover una pieza, así Juan Alberto Schiaffino nos pareció siempre que él sabía lo que iba a ocurrir realizando tal pase o tal maniobra, porque como bien dijo el diario ”L’EQUIPE” de París, era realmente ”El Dios del Fútbol”.
 
”Cuando se escribió esta nota no habían aparecido en el concierto futbolístico mundial, ni Maradona, ni Messi. Por eso mismo queremos que lean los adoradores del fútbol de hoy que hay material para discutir con las personas y periodistas que si vieron otros cracks. Y que el olvido es un material barato y muy cómodo de los que juzgan las cosas de hoy y ni siquiera tiene el valor de pensar que existió otra cosa, otros hombres, otras hazañas y otros gritos de gol”
Gualberto ”Cacho” Milán

Select Your Preferred Language to Read this Site

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico