En los años 50 cuando comenzó la televisión comercial, solo había que comprar un televisor poner una antena y disfrutar gratis de todos los canales que estaban en el aire. Cierto que la selección era limitada y la recepción no era siempre clara. Movíamos la antena, le dábamos golpes al televisor o le enganchábamos un perchero y listo. De todos modos solo valía la pena ver televisión de las 8 a las 11 p.m. Lo más importante era que la señal de los canales existentes era totalmente gratis.

La tecnología avanzo y llego la televisión por cable 24-7. Todos los canales se veían claros y no era afectado por las condiciones atmosféricas. Naturalmente, por el servicio de cable había que pagar. Las empresas de cable obtienen las señales de los diferentes canales que están en el aire gratis, añaden canales que solo existen en el cable y nos envían las señales por un alambre. Después añadieron obtener la señal por un satélite. Ambas tecnologías diseñadas para cobrar el más alto precio posible.

Al vender algo que obtienen gratis, a precios exorbitantes; las empresas de cable y satélite comenzaron a crecer y a ofrecer más servicios para convencernos que gastáramos aun más dinero. Los canales que existen exclusivamente en el cable o satélite se multiplicaron exponencial mente. Hoy en día tenemos el cable básico que ofrecen los de edificios de apartamentos, los condominios y los vecindarios planificados. De hay en adelante se requiere mas equipo y mas gastos para poder ver mas de 500 canales, películas, pornografía, tener acceso de alta velocidad a la red cibernética, programas en alta definición y hasta servicio telefónico. El monto de la factura del servicio de cable o satélite puede llegar a más de $200 mensuales.

Por suerte para los consumidores que buscan cortar gastos, para sobrevivir la presente situación económica por al que atraviesa el mundo, llega la televisión digital. Lo cual es, simple y llanamente, es el retorno de la televisión gratis de los años 50. La presente tecnología nos permite ver una señal nítida por antena 100% del tiempo sin necesidad de cable o satélite. Cierto que no vemos los canales que solo se pueden ver por los sistemas de distribución pero esos los podemos ver en al red.

Las empresas de cable y satélite han hecho un trabajo formidable para mantenernos pagando por lo que podemos obtener gratis por antena o por la red. Lo que no nos han dicho es que al llegar el cambio a televisión digital ya no teníamos más necesidad de pagarles a ellos para obtener una señal nítida. Solo se necesita un televisor digital, una antena y una conexión a la red.

Es cierto que no se podrán ver los canales que no tienen señal en el aire y que solo existen en el cable. Pero también es cierto que nos podemos ahorrar miles de dólares anuales si cancelamos el servicio de cable o satélite. Las películas y muchos de los programas que ofrecen los canales que solo existen en el cable los podemos ver cuando queremos verlos con dispositivos como ROKU o HULU usando la red por menos de $10 mensuales. La tecnología no es complicada y muchos de los nuevos televisores ya la incorporan. Infórmese y comience a ahorrarse el dinero que le esta pagando a cable y los satélites por un servicio anticuado, limitado y que usted puede obtener gratis.

Google+
Google+

RT-TV En Español en Vivo
flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico



Suscríbete a El Latino Semanal
Libreta de Apuntes. El blog de Norberto Fuentes
Comercial El Latino Semanal
PR Newswire