Imprima esta historia Imprima esta historia

La cantante y pianista Amanda Miguel, regresa con nuevo disco titulado “80-15” en donde incluyó algunos de sus temas más emblemáticos, verdaderos clásicos pero con arreglos modernos, bien logrados, y canciones inéditas. Con su estilo característico y su voz desgarrada, quiso darle ese regalo a un público que le es fiel a través de los años, ya que siempre está vigente en el corazón de sus miles de seguidores.

“Es increíble cómo la gente valora canciones como ‘Él me mintió’, ‘Asi no te amare jamás’, o ‘Hagamos un trato’. Tengo que decir que este fue un trabajo de mi marido definitivamente, él es el productor del disco y quien seleccionó unas obras en la voz original de esa cinta de los 80s, por supuesto que llevo su tiempo desempolvar esa voz y hacerle nuevos arreglos, aunque quien le dio el título al álbum fui yo”, lo explica Amanda Miguel.

 “También grabamos nuevas canciones porque a Diego como a mí nos gusta escribir nuestros propios éxitos como ‘Vaya Pedazo de rey’, el sencillo de promoción. ‘Solita y Sin Ataduras’, es como una especie de bachatica, ‘Cuernos de Marfil’ o ‘Un hombre hermoso’, ese hombre guapísimo, todo bello, que lo ves por fuera y dices ¡wao! pero por dentro es de lo peor, es ese tipo de hombre que de repente no sale tan bueno, pero el mío sí. (Risas) Ese es el mensaje de esta canción que me encanta porque es muy Amanda Miguel y sabemos que esas letras le llegan a la gente porque muchos están viviendo esas historias que son las que nos gusta contar, musicalmente hablando”, señaló la también compositora.
Y es que a una corta edad, Amanda ya vislumbraba que esta sería su carrera.
“Sabía que iba a ser cantante desde que mi inicié, y lo digo porque a los cuatro años ya me imaginaba lo que soy hoy y mucha gente dirá: ay si, como no. Es que me veía viajando, imagínate, yo viviendo en esa época en un pueblo llamado Gaiman, en Argentina, en la Patagonia”.
Pero también fueron sus padres los que vieron su arte y tomaron la iniciativa de que recibiera clases de piano con una maestra vecina.

“Lo malo fue que era algo agresiva conmigo asi que ellos me cambiaron con otra maestra que estaba a siete cuadras de casa y yo me iba en bicicleta. Mi mamá tocaba piano, ella lo había estudiado un poco y mi papá el bandoneón, ellos tocaban tangos, mi padre de oído. Cuando llegaba familia a casa mami me llamaba para divertirlos, yo era la diversión de la familia, canté también en la fiesta de graduación de mi hermana, en las bodas de mis primas, todos me aplaudían muchísimo y mientras tanto seguía estudiando piano en Buenos Aires”.


Select Your Preferred Language to Read this Site

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico



Preparacion de Impuestos. Maximo re-embolso. Malqui Tax