Imprima esta historia Imprima esta historia

EscudoPor: Gualberto Milan

Se esperaba este encuentro, dos equipos bien dotados técnicamente, con figuras de nivel aunque iba a faltar en »la rojita» Arturo Vidal.

Colombia llegó a este encuentro ganandole por penales a Perú, Chile entró a la cancha con aire triunfador, le había ganado a México 7 a 0.

Dicho y hecho, todavía no se habían acomodado en la cancha cuando Fabras se va por la punta derecha y mete la pelota al área, la »pesca» Rojas y a cobrar, Ospina no puede hacer nada para evitar el tanto.

6′ minutos….gooool !!!………gooool de Chile.

Trata de reaccionar Colombia, trata de armarse, es muy temprano para ya recibir un gol. Pase largo a la punta izquierda, la domina Sánchez, deja a su marcador por el camino y tira violentamente…la pelota pega en el palo, deriva hacia el centro del área y Fuensalia empuja la pelota la arco y decreta el segundo gol chileno.

10 minutos……goool !!!……..gooool de Chile.

Ya van 2 a 0 y Colombia no sabe ni lo que está pasando . A Chile le dicen »La Marea Roja» y la verdad que cuando ataca es avasallante.

Colombia comienza a pararse bien en la cancha, Cuadrado y James Rodríguez se

buscan, se encuentran…los »cafeteros» van creciendo en intensidad, en confianza.

Carlos Sánchez domina el medio campo y todas las pelotas que vienen altas al medio de la cancha son de él. Cardona pasa desapercibido, no está en el partido, no se conecta o no le dan juego, quizás el apuro de Colombia no pasa por la lentitud de este delantero que si tenemos que buscarle un atributo para estar en la cancha es su tiro potente y preciso. Ataca con todo Colombia, Chile se replega, le da toda la cancha, el cuadro »cafetero» empieza a ofender por el flanco derecho de los araucanos. Prueba un par de veces James Rodríguez…lejos del arco…Bravo está tranquilo – por ahora – sigue creciendo peligrosamente Colombia…ahora sí…lo aprieta a Chile, se le viene arriba y Bravo se agiganta, saca todo lo que llega a su área…parece – por momentos – imbatible, lo sienten los jugadores de Colombia, lo sienten en los gestos de impotencia de James Rodríguez. Cuadrado se repliega, quiere más campo para maniobrar pero los chilenos siempre están ahí para cortar el último pase. Colombia impone su fútbol y Chile es solo esfuerzo físico…corre y corre…marca y marca…nada más.

Se va el primer tiempo, Chile 2, Colombia 0.

Se van los dos equipos a los vestuarios, yo me voy a preparar un té de tilo, el segundo tiempo va a ser de alto voltage.

De pronto la noticia inesperada, el partido se suspende momentaneamente por

una tormenta eléctrica que llega al Estadio. Llueve torrencialmente, los relámpagos lo iluminan todo y puede haber una espera de treinta minutos a dos horas para comenzar el segundo tiempo. Esperamos…esperamos…para la lluvia y comienzan a sacar el agua del campo de juego. Esto de sacar el agua es un espectáculo aparte, no está incluído en la entrada pero es digno de ver.

Enseguida pienso en la vieja cancha de Basañez – allá en el barrio – que cuando llovía y se inundaba…el agua llegaba hasta la mitad de los parantes de los arcos, me imagino a esta gente tratando de sacarle el agua para que jugara nuestro cuadrito el »Valparaíso». Al final, el partido se juega, entra a la cancha primero Colombia y empieza con los ejercicios de calentamiento, a los pocos minutos entra Chile. Van a dar la clásica »pasada» para comenzar, mueve Chile…el segundo tiempo en marcha esta…pero este partido ya lo perdió Colombia, la tormenta y la larga espera le ganaron el encuentro. El partido se suspendió cuando Colombia estaba atacando con todo, se veía venir el primer gol cafetero,

Chile no lo podía evitar, el gol flotaba en el aire…pero la tormenta apareció como por arte de magia y le dijo que no a los colombianos. De todas formas, pienso que Pekerman se equivocó en un cambio, sacó a Cardona – que no anduvo bien en el primer tiempo – pero con una cancha mojada y el césped resbaladizo era una oportunidad ideal para aprovechar el tiro de media distancia de este delantero. Chile siguió corriendo, no para nunca, asombra su despliegue físico, las corre todas, aunque sus jugadores no lleguen al balón, ellos corren igual, con entusiasmo y una velocidad tremendamente llamativa. Corren los minutos, se nos va el partido, Carlos Sánchez comete una falta, el árbitro le saca la amarilla y con ella la tarjeta roja es la lápida que entierra las esperanzas de los colombianos de empatar el partido. Los chilenos con un hombre más pasean la pelota por todo el campo, Pekerman saca a Cuadrado…yo no lo sacaría…lo mandaría a jugar arriba, al área, donde sus driblings… sus amagues puedan llevar a la jugada del gol tan ansiado. Quedan unos minutos, los jugadores colombianos bajan los brazos. Pitada final. El próximo domingo 26, Argentina vs Chile por el campeonato.


Select Your Preferred Language to Read this Site

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico



Preparacion de Impuestos. Maximo re-embolso. Malqui Tax