Secciones

El presidente estadounidense, Donald Trump, 3 de april de 2020. (Foto: AFP)

Estados Unidos ha exigido a una compañía dejar de exportar mascarillas contra el COVID-19 a Canadá y América Latina, lo que ha merecido una respuesta de Ottawa.

La compañía 3M difundió el viernes un comunicado en el cual informa que el Gobierno estadounidense le ha pedido dejar de exportar a Canadá y América Latina mascarillas o respiradores N95, dos elementos de protección personal contra la pandemia del nuevo coronavirus.

La 3M, con sede en ciudad estadounidense de Minnesota, aseguró haber rechazado cumplir la orden de la Casa Blanca por las “graves implicaciones humanitarias” que puede conllevar dejar de suministrar ese material vital contra el COVID-19.

Además, dejar de exportar respiradores producidos en Estados Unidos probablemente causaría que otros países tomen represalias y hagan lo mismo, como ya lo han hecho algunos”, advirtió 3M.

El pronunciamiento de la compañía norteamericana tiene lugar después de que la víspera, es decir el jueves, el presidente estadounidense, Donald Trump, refiriéndose a la Ley de Producción de Defensa, exigió a 3M que priorizara los pedidos internos en relación con las mascarillas sanitarias.

Canadá responde a EEUU

Ante la exigencia de Trump a 3M, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo el viernes que el Gobierno de Ottawa podría impedir que “miles” de profesionales sanitarios canadienses cruzasen, como todos los días, la frontera para trabajar en hospitales estadounidenses.

“Hay miles de asistentes sanitarios en Windsor (ciudad canadiense fronteriza) que trabajan cada día en Detroit… Sigue leyendo

La gente espera en la fila mientras los voluntarios distribuyen alimentos en la ciudad de Nueva York, 28 de marzo de 2020. (Foto: AFP)

En medio de la pandemia del coronavirus, EE.UU. por primera vez en casi una década, pierde cientos de miles de empleos en marzo y sufre y dura crisis económica.

Conforme con los datos proporcionados por la Oficina de Estadísticas Laborales este viernes, la economía de Estados Unidos perdió en marzo casi 701 000 empleos en plena crisis por el brote del nuevo coronavirus (COVID-19).

Es la primera vez que la economía pierde tantos empleos en un mes desde septiembre de 2010. El mes pasado fue el peor para los empleados estadounidenses desde marzo de 2009, cuando la crisis financiera hundió las economías mundiales.

Así, la tasa de paro ha subido hasta 4,4 %, desde el registro previo de 3,5 %, que era el mínimo en casi 50 años. Además, es la tasa de desempleo más alta registrada desde agosto de 2017.

La mayor parte de las pérdidas de empleo han sido en los sectores de servicios, sobre todo en los restaurantes, pero también en los sectores de la salud y asistencia social, servicios a negocios, ventas al por menor y la construcción.

Además, en la segunda mitad de marzo, casi 10 millones de estadounidenses solicitaron beneficios de desempleo por primera vez, ya que el brote obligó a las empresas a cerrar y a las personas a quedarse en casa.

Washington reportó su primer caso del nuevo coronavirus el 21 de enero. Desde entonces, el número de… Sigue leyendo


Select Your Preferred Language to Read this Site

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico