Ciencias

Un grupo de los científicos descubre que el sulfuro de hidrógeno, conocido por su olor a huevo podrido, inesperadamente, puede ayudar a combatir el alzheimer.

Unos experimentos realizados en ratones permitieron demostrar que el sulfuro de hidrógeno es capaz de ayudar a proteger las células cerebrales envejecidas contra la enfermedad de Alzheimer, afirmó la Universidad Johns Hopkins en un comunicado.

Según la investigación, publicada en Proceedings of the National Academies of Science, los niveles de sulfhidratación en el cerebro disminuyen con la edad, una tendencia que se amplifica en los pacientes con la enfermedad de Alzheimer.

Para este estudio, los investigadores inyectaron a los ratones un compuesto portador de sulfuro de hidrógeno llamado NaGYY que libera lentamente las moléculas de sulfuro de hidrógeno mientras viaja por el cuerpo y las pruebas mostraron que el sulfuro de hidrógeno mejoró la función cognitiva y motora en un 50 % en comparación con los ratones que no recibieron las inyecciones de NaGYY.

Los ratones tratados fueron capaces de recordar mejor la ubicación de las salidas de la plataforma y parecían más activos físicamente.

“Corrigiendo los niveles cerebrales de sulfuro de hidrógeno, podríamos revertir con éxito algunos aspectos de la enfermedad de Alzheimer”, señaló Matt Whiteman, profesor de terapéutica experimental en la Escuela de Medicina de la Universidad de Exeter.

El descubrimiento, según los científicos, abre las puertas al desarrollo de nuevos fármacos para combatir las enfermedades neurodegenerativas.

Fuente: Científicos hallan una forma inesperada de revertir el alzheimer | HISPANTV

Al menos 55 personas mueren en EE.UU. tras recibir la vacuna estadounidense Moderna y Pfizer-BioNTech contra el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Así lo ha informado el sábado el Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés), que es un sistema de datos federal, según el portal estadounidense The Epoch Times. En algunos casos, los pacientes murieron pocos días después de recibir la vacuna anti-COVID-19.

En un caso, un hombre de 66 años, residente de un hogar de ancianos en Colorado, tenía sueño y se quedó en la cama un día después de recibir la vacuna Moderna. Al día siguiente, el residente “fue observado en la cama, inmóvil, pálido, con los ojos medio abiertos y espuma saliéndole de la boca y sin responder”, indica el informe del VAERS. “No respiraba y no tenía pulso”, añade.

En otro ejemplo, un hombre de 93 años de Dakota del Sur fue vacunado con la inyección Pfizer-BioNTech el 4 de enero, alrededor de las 11.00h, hora local. Aproximadamente dos horas después, dijo que se sentía cansado y no podía continuar con la fisioterapia que estaba haciendo. Luego, lo regresaron a su habitación, donde dijo que le pesaban las piernas. Poco después, dejó de respirar.

Además de las muertes, la gente también ha informado de 96 eventos potencialmente mortales tras la vacunación, así como 225 hospitalizaciones y 1388 visitas a la sala de emergencias. No obstante, las autoridades sanitarias estadounidenses dicen que se están investigando los efectos… Sigue leyendo


Select Your Preferred Language to Read this Site

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico