Ciencias

Washington, 25 oct (Prensa Latina) Mientras la tendencia al aumento de contagios por la Covid-19 persiste hoy en varias regiones de Estados Unidos, crece el debate sobre la necesidad del establecer el uso de la mascarilla como un mandato federal.
 

Desde el inicio de la pandemia, el presidente estadounidense, Donald Trump, se resiste a emplear esa prenda en público e incluso no recomienda su uso, incluso cuando estaba enfermo de Covid-19 apareció sin mascarilla en varios espacios y recibió muchas críticas por eso.

Pero los principales expertos sanitarios del país recomiendan utilizar mascarilla con el fin de disminuir la posibilidad del contagio.

Si bien el jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, doctor Anthony Fauci, instó desde el comienzo de la pandemia a usar máscaras, consideraba que un mandato nacional al respecto no funcionaría.

Esta posición se ha modificado en las últimas semanas, ante el aumento acelerado de los casos de Covid-19.

‘No me gusta ser autoritario del gobierno federal, pero a nivel local, si los gobernadores y otros esencialmente ordenan el uso de máscaras cuando se tiene un brote, creo que eso sería muy importante’, dijo Fauci en julio durante un evento en vivo en Facebook.

Pero este viernes, el experto manifestó en una entrevista con CNN, que si las personas no estaban usando las mascarillas, ‘entonces tal vez deberíamos ordenarlo’.

Este tipo de mandato será difícil de cumplir, pero podría ser el momento de pedirlo, señaló y convocó a las personas a… Sigue leyendo

Una investigación revela que el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, se propaga entre los cinco y ocho segundos después de toser.

Según un estudio de expertos del Instituto Indio de Tecnología de Bombay, publicado el martes en Physics of Fluids, entre cinco y ocho segundos después de que una persona infectada con el coronavirus tosa, empieza a propagarse la enfermedad.

Los investigadores llegaron a esa conclusión, al estimar el volumen en evolución de la nube de tos y cuantificar la reducción de su volumen en presencia de una mascarilla facial; también examinaron la variación en la temperatura y la humedad en la nube de tos como el determinante que impacta la distribución de las gotas en la nube.

“Estimamos que este volumen de aire, puede ayudar a diseñar la ventilación de los espacios cerrados y, en consecuencia, reducir la propagación de la enfermedad”, explica Amit Agrawal, uno de los autores de la investigación. 

Según los científicos, el volumen de la nube sin máscara es aproximadamente siete veces más grande que con una máscara quirúrgica y 23 veces más grande que con una máscara N95.

“Descubrimos que cualquier cosa que reduzca la distancia recorrida por la nube, como una máscara, un pañuelo o toser en un codo, debería reducir en gran medida la región sobre la que se dispersan las gotas al toser y, por lo tanto, las posibilidades de infección”, sostuvo Rajneesh Bhardwaj, otro autor del estudio.

Conforme al documento, la fuerza con la que una persona tose afecta a la velocidad… Sigue leyendo


Select Your Preferred Language to Read this Site

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico