EE UU

Un hospital de campaña de emergencia que fue construido en Central Park, en Nueva York, para tratar a pacientes con COVID-19.

Hospitales de EE.UU. que luchan contra el nuevo coronavirus enfrentan severa escasez de equipos médicos clave, según un informe del Gobierno estadounidense.

Mediante un informe publicado el lunes, la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos advirtió que contrario a las garantías del presidente, Donald Trump, acerca de que hay suficientes recursos para enfrentar al nuevo coronavirus, denominado como COVID-19, los hospitales del país carecen de todo, desde ventiladores hasta termómetros y kits de prueba.

El informe alerta de una severa escasez en suministros médicos vitales y de la incapacidad del sistema de salud estadounidense en una fase crítica, cuando el país más afectado en el mundo por el letal virus está esperando sus días más difíciles en los que habrá mucha más muerte.

El documento indica que la falta de pruebas ha obligado a los hospitales a prolongar las estancias de los pacientes, empujándolos a funcionar más allá de sus capacidades, en tanto necesitan, además de los termómetros, desinfectantes, ropa de cama y alimentos, entre otros medios.

Los hallazgos son resultado de entrevistas realizadas en 323 hospitales de 46 estados del país norteamericano.

El estudio revela además la escasez generalizada de lo que se conoce como Equipo de Protección Personal (EPP) para los trabajadores médicos, situación que ha puesto en “riesgo tanto al personal médico como a los pacientes”.

La gente espera en la fila mientras los voluntarios distribuyen alimentos en la ciudad de Nueva York, 28 de marzo de 2020. (Foto: AFP)

En medio de la pandemia del coronavirus, EE.UU. por primera vez en casi una década, pierde cientos de miles de empleos en marzo y sufre y dura crisis económica.

Conforme con los datos proporcionados por la Oficina de Estadísticas Laborales este viernes, la economía de Estados Unidos perdió en marzo casi 701 000 empleos en plena crisis por el brote del nuevo coronavirus (COVID-19).

Es la primera vez que la economía pierde tantos empleos en un mes desde septiembre de 2010. El mes pasado fue el peor para los empleados estadounidenses desde marzo de 2009, cuando la crisis financiera hundió las economías mundiales.

Así, la tasa de paro ha subido hasta 4,4 %, desde el registro previo de 3,5 %, que era el mínimo en casi 50 años. Además, es la tasa de desempleo más alta registrada desde agosto de 2017.

La mayor parte de las pérdidas de empleo han sido en los sectores de servicios, sobre todo en los restaurantes, pero también en los sectores de la salud y asistencia social, servicios a negocios, ventas al por menor y la construcción.

Además, en la segunda mitad de marzo, casi 10 millones de estadounidenses solicitaron beneficios de desempleo por primera vez, ya que el brote obligó a las empresas a cerrar y a las personas a quedarse en casa.

Washington reportó su primer caso del nuevo coronavirus el 21 de enero. Desde entonces, el número de… Sigue leyendo


Select Your Preferred Language to Read this Site

flags-38754_640flag_of_spain_and_mexico